9 razones para casarse en verano
Bodas

9 razones para casarse en verano

El verano es la estación de las celebraciones. El buen tiempo es sinónimo de fiestas y eventos al aire libre, lo que para nosotros significa bodas. El verano es la estación reina de las bodas, es por esto que es probable que cuando pensemos en este tipo de celebraciones nos imaginemos un catering al aire libre, una finca preciosa de la que disfrutar con el clima agradable o invitados con vestidos veraniegos.

Y es que la mayoría de parejas decide sellar su amor cuando llega el verano. Así que si estáis planificando vuestra boda, os contamos por qué debéis casaros en verano.

#1 Un clima agradable

Nuestra primera razón, y creemos que es de peso, es que el clima acompaña. En verano lo más probable es que no tengáis que estar todo el rato mirando las predicciones meteorológicas o el tiempo que hizo en otros años. Casi con total seguridad podéis decir adiós al frío, la lluvia o el viento.

Si bien es verdad que las altas temperaturas pueden llegar a ser un problema, la realidad es que es de fácil solución, y más todavía si os preparáis desde el primer momento. Para ello podéis facilitar abanicos, gorros o gafas de sol a los invitados durante la ceremonia, proporcionarles agua o refrescos y reservar zonas de sombra si la boda es durante las horas de más sol.

#2 Un evento al aire libre

Y como el clima es bueno, esto nos invita a organizar eventos al aire libre. Ya no solo se trata de celebrar el banquete o la fiesta al aire libre, sino también la propia ceremonia. En verano podréis casaros en la playa, un jardín, el campo o en espacios verdaderamente encantadores.

#3 Los días son más largos

En verano los días tienen más horas de sol que en invierno, por lo que tendréis más tiempo de luz natural para disfrutar de vuestro gran día.

#4 Libertad para elegir el vestuario

En verano, tanto los invitados como la novia tienen mayor libertad para elegir sus prendas: y es que en las bodas veraniegas se suele relajar la etiqueta. En esta estación tienen cabida las medias mangas, las mangas cortas, los tirantes, los escotes palabra de honor, las espaldas al descubierto, los vestidos largos y cortos, los colores intensos o sutiles y un largo etcétera. Además, se puede jugar con el zapato, tanto descubierto como tapado, y con los tipos de tejidos, que ahora pueden combinar diferentes tipos de telas.

#5 Decoración especial

No os negaremos que las decoraciones de interior pueden ser muy originales y elegantes, pero la realidad es que los eventos al aire libre suelen ser más especiales y sorprendentes. La clave, según muchos, está en la iluminación y en los detalles que pueden pasar desapercibidos, pero que juntos ponen la guinda a la decoración de la boda. Incluir guirnaldas, flores, cascadas de luces o fuentes son una opción. Tampoco nos podemos olvidar de los ya clásicos photocalls y mesas dulces.

#6 Muchas más opciones de lugares para la celebración

Ya habréis comprobado que el clima veraniego tiene muchas ventajas, así que os traemos otra.

Al celebrar la boda en verano, podéis pensar hacerla en lugares al aire libre, con lo que el abanico de posibilidades se amplía muchísimo. Ya no solo tenéis la opción de escoger un salón cerrado, sino que cualquier espacio puede ser el adecuado para vuestra ceremonia o banquete. Podéis decantaros por una boda en la playa, el campo, una finca o una hermosa terraza, por ejemplo.

#7 Menús ricos y variados

Si elegís el verano para sellar vuestro amor, os recomendamos que adaptéis el menú al calor y que optéis por platos fríos. El clima del verano es más adecuado para menús ligeros, frescos y con productos de temporada. Así que en esta época podéis experimentar con platos y bebidas con diferentes sabores y mucha personalidad.

#8 La luna de miel

Sobre la luna de miel os tenemos que contar dos cosas. La primera de ellas es que si juntáis los 15 días de permiso con algunas semanas de vacaciones, podréis disfrutar de un viaje de novios muy extenso, lo que se convierte en una gran ventaja si viajáis a un destino lejano. Y la segunda es que, mientras en España disfrutamos del sol y el calorcito del verano, en muchos países es invierno y temporada baja. Esto puede funcionar a la hora de buscar el destino de luna de miel, encontrando opciones de billetes de avión y alojamientos más económicos. Después de todo, ¿no está mal ir a un clima completamente diferente al nuestro para la luna de miel, verdad?

#9 Asistirán más invitados que vienen de lejos

Para muchos invitados tener una boda en verano es una buena noticia. Puede que cuenten con unos días de vacaciones y eso les permita desplazarse y disfrutar de unos días de descanso en la zona, por lo que aumentaréis las probabilidades de que os acompañen aquellos invitados que viven lejos. Pero debéis ser previsores y enviar vuestras invitaciones con suficiente antelación para que puedan organizarse y no reserven ningún viaje que coincida con vuestro gran día. No olvidéis que los meses de verano pueden resultar algo complicados, ya que es cuando casi todo el mundo se va de vacaciones.

Como veis, los vestidos, la decoración, el tipo de lugar de celebración, los menús… Todo son ventajas cuando decidís celebrar vuestra boda en verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *